Las eliminatorias. Un recreo: la Argentina, sin conmover, nunca deja de ganar