Un show personal

En Arroyito, Gonzalo Vargas marcó tres goles en cinco minutos y Gimnasia venció a Central por 3 a 0 La ficha del partido
(0)
25 de septiembre de 2005  

ROSARIO.- El partido era parejo, con un leve predominio de Gimnasia. Que expuso un juego más compacto, más seguro, antes de la gran definición. Dejó su marca, con Lobos como bandera ante un dubitativo Rosario Central. Hasta que surgió la figura: en cinco minutos marcó tres goles, en el comienzo del segundo tiempo. Y definió el partido Gonzalo Vargas, un delantero hábil y potente que apareció en toda su dimensión y determinó la suerte de un partido que bien pudo haberse definido mucho antes. En Arroyito, Gimnasia le propinó otro golpe a Central: le ganó por 3 a 0 y hundió en el desconcierto a un equipo que hace cinco partidos que no gana y que ya lleva 495 minutos sin marcar un tanto.

El último grito fue efusivo, inolvidable: lo hizo Germán Rivarola, en el triunfo por 1 a 0 contra Newell´s, por la Sudamericana. Lo que siguió, detrás de esa euforia, fue de mal en peor: no sólo no ganó, sino que la derrota ante Internacional, en Arroyito, lo obligará, el jueves próximo, a ser protagonista en Porto Alegre. Y en el peor momento.

Práctico, preciso, manejó Gimnasia mejor el desarrollo, eficaz como fue San Lorenzo, en el mismo escenario, en el triunfo por 4-0. Avanzó por los laterales, Lobos hizo jugar al medio campo y los delanteros, Vargas y Cervera, con movilidad, inquietaron a la defensa rosarina.

Le quitó la pelota a Central y eso fue suficiente para adueñarse del partido, que era parejo, más que nada, por las ganas de los pibes rosarinos. Aunque, en realidad, el ganador casi no pisó en los primeros minutos el área adversaria. Díaz y Monges no inquietaron lo debido y al equipo local todo le costó el doble. Recuperar la pelota, primero; y trasladarla con ingenio, otro tanto. Para peor, sufrió una exagerada expulsión -Diego Calgaro, por una supuesta plancha- y se derrumbó ante el olfato goleador de Gonzalo Vargas.

A los cinco minutos del segundo tiempo ensayó un remate que pegó en el travesaño e ingresó. A los nueve, mostró un zurdazo preciso. Y a los diez, otro zurdazo definió el partido. "Simplemente, se me dio hoy", dijo el uruguayo, con timidez. Y después del show, Gimnasia se sintió muy cómodo. Y Central se perdió en su laberinto.

LO DESTACADO

La tarjeta roja a Calgaro

A los 44 minutos del primer tiempo fue expulsado Diego Calgaro, por una falta que merecía una amarilla. Sin embargo, no incidió en el desarrollo.

LA EXPLICACION

“Nos condicionó”

El DT Cuffaro Russo repartió culpas por la caída. “La roja nos condicionó, el árbitro nos perjudicó. Aunque es cierto que Central no jugó bien”, dijo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?