Colombia. Un torneo para hacerse respetar para el objetivo mayor: las eliminatorias