Ganar en el Monumental, en Primera: un recuerdo que parecía olvidado