Una burla a Zlatan Ibrahimovic fue lo que provocó la pelea entre Manchester City y United en los vestuarios de Old Trafford