Una caída que complicó mucho a Independiente

En Chile, el equipo de Avellaneda perdió con Colo Colo 2 a 1 y quedó lejos de Corinthians
(0)
24 de agosto de 2001  

SANTIAGO, Chile (Especial).- Independiente dio un paso en falso en esta ciudad, donde perdió con Colo Colo por 2 a 1, en un encuentro del Grupo C de la Copa Mercosur. Resultó un duro impacto, ya que el conjunto de Avellaneda quedó a seis puntos del líder, Corinthians, y se complicó su clasificación para la segunda rueda.

El Rojo presentó dos caras nuevas: el arquero Darío Sala y el volante Pablo Guiñazú, que ayer fue habilitado por el juez Rodolfo Brusch, que entiende en la convocatoria de acreedores de Newell´s.

Los dos equipos utilizaron el medio campo como una zona de tránsito. Colo Colo insinuó algo más de peligro durante los primeros minutos, sustentado en la conducción de Sierra y en alguna gambeta de Rozental -ex jugador de Independiente- por la izquierda. Y enseguida abrió el marcador. Tapia se escapó por la derecha y remató de emboquillada desde afuera del área; de nada sirvió la estirada de Sala, que se encontraba algo adelantado.

Independiente tuvo poca reacción ante la desventaja. Guiñazú entró en contadas ocasiones en contacto con la pelota; Montenegro alternó buenas y malas en el traslado, y Forlán y González, que a último momento reemplazo a Vuoso por cuestiones tácticas, se encontraron aislados. En síntesis, le costó progresar en el terreno.

Ante la impotencia del visitante, el equipo chileno cobró seguridad con la actuación de Fernando Gamboa en la defensa. Pero no lucieron Sierra ni Marcelo Espina, que inquietó con algún remate desde larga distancia.

Colo Colo, tranquilo por la tibieza de su rival, replegó sus líneas y esperó agazapado algún contraataque. Cuando el cotejo se dormía , Forlán y Henríquez se fueron expulsados por una agresión mutua. Y aparecieron las emociones. A los 28 minutos, Galván empató con un remate desde fuera del área. La igualdad duró un suspiro. Dos minutos después, Villaseca aprovechó una desinteligencia y puso el 2 a 1 definito. Resultado inmovible por la solvencia defensiva del vencedor y por los intentos estériles de los dirigidos por Trossero.

Independiente sumó la octava actuación sin triunfos como visitante en torneos internacionales. El último grito en casa ajena data del 28 de julio de 1999. En aquella ocasión, bajo la dirección técnica de César Luis Menotti, venció a Corinthians por 2 a 1, con goles de Cambiasso y Guadalupe.

Pese a la caída, la excursión chilena quedó archivada de inmediato para Independiente, que ya focalizó el gran objetivo: Racing, el domingo próximo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?