Una caída que dejó muchas caras serias