Una final al costado de la cancha