Las dudas por el nuevo DT de Independiente, una incertidumbre que expone a la gestión Moyano

La salida de Milito y las dudas para la sucesión ponen en aprietos a dirigentes que no acertaron con las elecciones de los técnicos
Jonathan Wiktor
(0)
20 de diciembre de 2016  

La salida de Milito dejó muchas preocupaciones
La salida de Milito dejó muchas preocupaciones Crédito: Mauro Alfieri

Gabriel Milito , a pesar de su crédito con los hinchas, soportó menos de lo que muchos hubieran creído. Ante un semestre sofocante, caracterizado por un vacío futbolístico y por resultados que lo llevaron a las llamas, el ex defensor dio un paso al costado ante las primeras turbulencias fuertes y dejó a Independiente en medio de un grave problema. A menos de dos semanas de fin de año, a tres días de haberse quedado sin entrenador, el Rojo es un club sometido a la incertidumbre y con una dirigencia que quedó expuesta ante los reflectores: la maniobra de Milito fue tan sorpresiva –incluso a pesar de que ya había amagado con irse tras la caída en el clásico– que ni siquiera, dentro de la comisión directiva, tenían una alternativa. El resultado es esta sensación de confusión sobre el futuro inmediato que reina en Avellaneda, en la que los candidatos para ocupar el cargo van desde sueños imposibles hasta un experimento con el entrenador de la reserva hasta mediados del próximo año.

Varios de los directivos de alto rango de la institución estaban en un cumpleaños de 15 cuando, como una bomba en forma de llamado, llegó la noticia desde el corazón del vestuario local del estadio Libertadores de América. Uno de los colaboradores de Milito tomó el teléfono y les hizo saber que, en pocos minutos, el entrenador iba a decir en la conferencia de prensa que renunciaba. Trataron de frenar la decisión, por lo menos de retrasarla, pero no hubo manera. Milito, más tarde, se despediría de los jugadores. Durante las horas siguientes a la noticia, el entrenador que se destacó del resto fue Eduardo Coudet. Pero ayer, como para dinamitar aún más el escenario de Independiente, se supo que el ex Central podría firmar en Racing.

Marcelo Bielsa y Ricardo Gareca, dos sueños imposibles, ganaron consenso casi de inmediato, pero con la certeza de que ni siquiera hay margen para maniobrar: mientras que Bielsa no tendría planeado trabajar en la Argentina, Gareca tiene contrato con la selección de Perú y no quiere interrumpir su vínculo. Ante ese panorama, y con los dirigentes que insisten en que Pablo Moyano tendrá la última palabra, le preguntaron a Fernando Berón, DT de la reserva, cómo veía la posibilidad de hacerse cargo del puesto hasta junio de 2017. Aunque no hubo una respuesta firme, la posibilidad no lo convenció. Es, en toda esta confusión, una rara alternativa que manejan ante semejante tembladeral. Berón, que hoy regresa de Mar del Plata, como si fuera poco, tampoco tiene pasado en el club como jugador. Pero Hugo Moyano lo quiere.

Ariel Holan –cerca de irse a la Universidad de Chile– , Sebastián Méndez y Eduardo Domínguez aparecen todavía como posibles sucesores de Milito. En las últimas horas, además, sonó el nombre de Julio César Falcioni, quien ya tuvo un paso por el club y que, el último fin de semana, apagó la última llama del proyecto de Milito luego de ganarle 1 a 0 con Banfield, en Avellaneda. Falcioni, sin embargo, no tiene apoyo generalizado. Se maneja también un candidato del exterior, que podría llegar desde Uruguay.

Con la salida de Milito, la dirigencia volvió a quedar en evidencia en el aspecto futbolístico. Con cuatro entrenadores en su mandato, y a la espera de las próximas elecciones –que serán el año que viene–, Moyano tiene una deuda en lo deportivo. Bajo su presidencia pasaron Omar De Felippe –a quien llevaron a renunciar–, Jorge Almirón, Mauricio Pellegrino –no le renovaron su contrato– y Milito. De una u otra manera, ninguno pudo consolidarse. El quinto es una incógnita.

Milito fue el que despertó mayor expectativa. De todos modos, el ex Barcelona, con la evidencia de los resultados, no ha hecho un buen trabajo. Ni en este semestre ni cuando estaba en el selectivo, del que renunció tras las enfurecidas críticas de Noray Nakis. En Estudiantes tampoco se destacó. Las ilusiones que sembró, en su caso, siempre fueron desmedidas. Pero eso ya es historia: los dirigentes, ahora, en el centro de la escena, tienen que tomar una decisión. La renuncia del sábado los dejó confundidos. Algo aletargados.

La lupa en el plantel

“Estos jugadores ya se comieron a varios DT”, es el mensaje que se repite una y otra vez entre los hinchas del Rojo. Pero..., si se contempla la presidencia de Moyano, hubo 4 técnicos y los futbolistas no siempre fueron los mismos. Del último equipo de De Felippe, con respecto al de Milito, el único que se repite es Figal. De los once de Almirón, la cifra sube a 5: Toledo, Cuesta, Tagliafico, Benítez y Albertengo -lesionado-. Poco. Sí hay similitudes con el de Pellegrino, pero tiene sentido: al cordobés lo despidieron hace 7 meses. De su último conjunto, 9 –no todos titulares– están entre las principales opciones: Campaña, Toledo, Pellerano, Cuesta, Tagliafico, Ortiz, Rigoni, Vera y Benítez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.