El torneo Clausura. Una mente confusa que sufrió el virtuosismo de Huracán