Una mujer de 36 años dirigirá un equipo de la segunda división de Francia