Una noche para festejar que acabó en un episodio de locura

Enojados con el juez Lunati, los hinchas de Newell´s se enfrentaron con la policía; hubo disparos y piedrazos
(0)
7 de diciembre de 2009  

ROSARIO.- Con el último pitazo de Pablo Lunati, lejos de terminar todo, se desató la hecatombe en el Parque Independencia. Lo que amagó con ser una fiesta de banderas y pirotecnia para el conjunto que buscaba recuperar la punta del certamen, acabó en otro show de intemperancia y descontrol generalizado. Durante 45 minutos, diversos lugares del estadio y sus adyacencias se convirtieron en un miniinfierno en el que nadie estuvo a salvo de la violencia que reinó en el aire rosarino.

Enfurecidos, varios hinchas de Newell´s, que ya venían demostrando su enojo con el árbitro, perdieron definitivamente los cabales cuando la victoria de Arsenal quedó sellada. El primer blanco de ira que encontraron fueron los periodistas de la televisión, a los que agredieron arrojándoles proyectiles. Tal situación forzó a éstos y a la mayoría de sus colegas, que ocupaban los palcos, a abandonar ese lugar.

No conformes con ello, los violentos parecieron recordar que su enojo original era con Lunati y se trasladaron hasta la entrada del playón de estacionamiento para recriminarle al juez algunos fallos, especialmente su pasividad cuando los jugadores de Arsenal hacían tiempo. Allí, los incidentes cobraron otra magnitud. Es que la policía, lejos de separar a los más exaltados o, mejor aún, prevenir, comenzó a disparar balas de goma. La actitud (indiscriminada, vale decirlo) motivó que se crisparan más todavía los nervios de los simpatizantes, que les arrojaron piedras a los uniformados, y así se desató un ida y vuelta de agresiones físicas propias de una rebelión. Todos corrieron riesgos, hasta los jugadores del visitante, ya que les tiraron dos bombas de estruendo al vestuario, ubicado justo bajo la popular local de los rosarinos.

Eran casi las 22 cuando retornó la calma al estadio y a las casas vecinas. Los violentos se dispersaron. Ya habían demostrado otra vez que cuando ellos quieren, impera la ley del más fuerte.

  • Por desubicado podría ser informado

    La tensión que dominó en el final tuvo entre sus protagonistas a Sebastián Peratta, que alejó a empujones al DT visitante, Jorge Burruchaga, cuando éste se acercó a saludar a su colega Roberto Sensini. El arquero de Newell’s podría ser informado por esa actitud. "Es un desubicado", dijo Burruchaga.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.