Un sueño concretado. Una obsesión que está teñida de celeste y blanco