Una pelea interna que da miedo

La policía teme que los conflictos en la barra brava de la Academia se repitan mañana; habrá 500 efectivos
(0)
29 de abril de 2004  

La traumática división que se percibe entre los barrabravas de Racing instaló un ambiente de tensión en Avellaneda, donde mañana se medirán la Academia y Chicago. El temor que existe es que uno de los dos grupos enfrentados intente ingresar en la tribuna temprano y de ese modo esperar la llegada de sus "rivales".

Desde la Seccional 1a de Avellaneda le informaron a la agencia Télam que mañana "se extremarán los recaudos y se revisará en forma intensiva" a todas las personas que ingresen en la tribuna local.

La policía está alertada de la grieta que hay en la barra brava de Racing, que el sábado último trasladó sus problemas a Rafaela, donde hubo otro capítulo de la pelea y se produjeron encontronazos.

La barra brava del conjunto de Avellaneda se divide en dos grupos, La Guardia Imperial, que en Rafaela retomó el control de la tribuna con el apoyo de diversos grupos de hinchas, y la barra del Morro, que fuentes policiales creen que mañana podría llegar a intentar recuperar el lugar perdido.

La Seccional 1ª de Avellaneda informó que sólo podrá ingresar en el estadio "toda persona que tenga su entrada y no haya cometido disturbios". Además, organizará un operativo de seguridad con 500 efectivos.

La empresa Blanquiceleste SA mantendrá el dispositivo de seguridad privada habitual y recordó que en el estadio funciona el sistema de audio y video, donde se monitorea lo que ocurre dentro y fuera de la cancha.

Los problemas internos de la barra de Racing, motivados por poder y dinero, deambulan alrededor del Cilindro de Cemento. Esta historia de amenazas, traiciones y violencia le pone un manto de sombra al partido de mañana entre la Academia y Chicago.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.