Una pesadilla: cuatro días, cuatro lesiones

Anteanoche las sufrieron Sanguinetti y Lujambio, y el domingo, Cvitanich y Dátolo; el equipo del Sur perdió jugadores clave por un tiempo considerable
Anteanoche las sufrieron Sanguinetti y Lujambio, y el domingo, Cvitanich y Dátolo; el equipo del Sur perdió jugadores clave por un tiempo considerable
(0)
30 de septiembre de 2005  

Pocos equipos deben de estar hoy tan habilitados como Banfield para sentirse perseguidos por la fatalidad. Hasta el sábado último, la vida le sonreía: se aprontaba para visitar a Arsenal, con la chance de volver a la punta del Apertura, con todos sus recursos en estado y una estructura sólida. Y en cuatro días, no sólo quedó afuera de la Copa Sudamericana -anteanoche lo eliminó Fluminense- sino que perdió, por lesiones, a cuatro de sus jugadores más importantes.

Ante Arsenal, las circunstancias quisieron que Jesús Dátolo y Darío Cvitanich se lesionaran prácticamente en la misma jugada, promediando el primer tiempo. Frente a los brasileños, la adversidad castigó a Javier Sanguinetti y a Josemir Lujambio. Lo peor es que en todos los casos la recuperación demandará un tiempo considerable. Cvitanich (21 años) sufrió un desgarro en los isquiotibiales izquierdos, y Dátolo (igual edad) el mismo problema, pero en la otra pierna, aunque con una gravedad algo inferior, ya que la extensión de la rotura es menor. El primero estará inactivo por tres semanas y el segundo tal vez pueda regresar en 15 días.

Lo ocurrido anteanoche fue más grave. Lujambio chocó con el arquero Kleber a los 31 minutos de la segunda parte. La resonancia magnética que se le practicó ayer mostró un esguince en el ligamento interno en la rodilla izquierda; en las horas previas se temía algo bastante más grave. En principio, el atacante no podrá jugar en los próximos dos meses. Para el uruguayo no es un mal trago de rutina: a los 34 años se le presentaba la oportunidad de jugar en la selección charrúa en los dos últimos cotejos de las eliminatorias. A tal punto quedó golpeado su ánimo que, en la cena posterior del plantel, abrumado por el fastidio y la amargura, se lo oyó insinuar el deseo de no seguir jugando; quienes lo acompañaban lo calmaron de inmediato.

Sanguinetti (34 años) se fisuró el cúbito izquierdo al apoyar mal el brazo en una caída durante el segundo tiempo ante Fluminense. Tras el partido se lo enyesó; después volvió a la concentración para compartir la cena con sus compañeros. Hoy se lo operará para acelerar su recuperación, que tomará un par de meses. Pasado todo en limpio, Banfield debe prepararse para no contar por un buen tiempo con dos de sus elementos decisivos en la creación (Dátolo y Cvitanich), su goleador (Lujambio) y su capitán (Sanguinetti). Sin considerar que en la segunda fecha del Apertura perdió por siete meses a Martín Andrizzi, por una rotura en los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda.

"Más que nada lo siento por ellos, desde lo humano. Lujambio y Sanguinetti, además, son referentes para el resto. No tenemos un plantel numeroso y encima nos pasa esto... Andamos con mala suerte", dijo el entrenador Carlos Leeb. ¿Quien puede objetarle el lamento?

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.