El torneo Clausura. Una pesadilla