Camino a Sudáfrica. Una selección sin paz