Todo a favor de River: Argentinos cayó contra Unión y le expulsaron dos jugadores

Troyansky festeja junto a sus compañeros el gol que les dio el triunfo contra Argentinos
Troyansky festeja junto a sus compañeros el gol que les dio el triunfo contra Argentinos Fuente: FotoBAIRES
José E. Bordón
(0)
25 de enero de 2020  • 00:01

SANTA FE.- Unión bajó a uno de los punteros. Le ganó 1-0 a Argentinos Juniors y le dejó el camino menos complicado a River, que tiene que jugar frente al Tomba mendocino. Troyansky, a los 11 del primer tiempo, con un golazo, le dio el triunfo al tatengue.

Suena a sorprensa, porque a horas del cotejo, el conjunto rojiblanco que conduce Leo Madelón, se diezmó con las salidas de Martínez, Pérez Andrade y Acevedo. Sin embargo, el técnico se las arregló, con pocas horas de trabajo, para lograr que la idea (orden, presión), le diera el resultado, ese resultado que puede disimular muchas situaciones que en los últimos días nublaron el horizonte tatengue.

El resumen del partido

Unión tuvo la virtud de pegar primero. Después del gol de Troyanky, el conjunto de Madelón manejó el ritmo del juego. Supo cómo acercarse a sus defensores pero no desaprovechó los espacios para contragolpear. Argentinos insinuó más de lo que concretó. En el medio, Unión no sufrió y cuando el visitante se animó acercarse al arco de Moyano, aparecieron los centrales para despejar toda acción de peligro. Corvalán, por momentos, hizo olvidar al colombiano Gómez Andrade y en el medio Milos y Elías controlaron lo poco que pensó el equipo de Dabove. No obstante, esa etapa resultó entretenida, con velocidad en los pases del medio hacia arriba. En eso, el local fue más expeditivo. El visitante, intentó, casi todas las veces sin el resultado buscado.

Después de la expulsión de Mac Allister, Argentinos se perdió en la mediocridad. Intentó, buscó como pudo, pero Unión lo controló, esperó y pegó en los momentos justos. No hubo grandes individualidades pero sí un equipo, el mismo que quizá muchos tatengues no creyeron que podía tener este rendimiento. Lo de Argentino sorprendió, por la tibieza para reaccionar y por los errores tácticos para acercarse a la defensa local.

El complemento no ofreció nada diferente. Unión siguió igual, Argentinos se obnubiló para tener claridad desde el medio hacia adelante. Y con el correr de los minutos el local se sintió cómodo. Ningún pelotazo tuvo buen destino y ni siquiera los más adelantados, Hauche y Silva, se perdieron en la intrascendencia. Enfrente, Troyansky siguió abriendo el frente de ataque y si Bou acertaba en una jugada muy clara, la diferencia hubiese sido más justa.

Argentinos dejó pasar una gran oportunidad. Esa que hace masticar bronca, por lo que estaba en juego y porque pensó que se encontraba frente a un equipo en formación. La realidad le dio un cachetazo. Ahora deberá venir la recuperación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.