Uruguay frenó el andar de Brasil