Kily-Riquelme y Migliore-Medel, en primer plano. Varios cruces personales en un clásico muy caliente