Vasco da Gama-Racing, Copa Libertadores: la Academia tuvo todo para ganar, pero empató en Brasil

Copa Libertadores Round
  • 1
Vasco da Gama

Vasco da Gama

  • Wagner Ferreira dos Santos
  • 1
Racing Club

Racing Club

  • Lautaro Martínez
Alejandro Casar González
(0)
26 de abril de 2018  • 21:00

En Río de Janeiro, el paraíso de la gambeta, los amagues y los quiebres de cintura, fue un argentino el encargado de enloquecer a sus marcadores brasileños y dejarlos en ridículo cada vez que quisieron marcarlo. Provocó tres amonestaciones a sus rivales. Dio la asistencia en el gol de Lautaro Martínez y colaboró en la elaboración de un contragolpe magistral que a punto estuvo de coronar el propio Martínez. Se llama Ricardo Centurión , y sueña con coronar este gran regreso al fútbol argentino con un pasaje a Rusia.

Sin embargo, Racing no pudo traerse de la Ciudad Maravillosa el triunfo que necesitaba para terminar de encarrilar su clasificación a la próxima fase de la Copa Libertadores . No pudo, pese a controlar el juego y a tener un hombre de más durante la última media hora del partido – Vasco Da Gama sufrió la expulsión del argentino Leandro Desábato, exjugador de Vélez–. No lo consiguió, porque a diez minutos del final un tibio equipo carioca encontró el bálsamo del gol luego de un rebote hacia el costado que dio el arquero Musso.

La igualdad, injusta desde lo deportivo, pero sustentada por la voluntad que mostraron los brasileños para sobreponerse en la adversidad, no opaca el buen rendimiento de la Academia en un estadio, San Januiario, históricamente esquivo para los equipos argentinos. Racing dominó, trianguló, decidió casi siempre bien hasta tres cuartos de cancha y debió volverse a Avellaneda con los tres puntos en el equipaje.

El mejor de los argentinos

Disputada la cuarta fecha de la fase de grupos, Racing es el mejor representante argentino en la Copa Libertadores. Mantiene su guión sin importar el rival de ocasión. Y disfruta de dos jugadores en gran nivel: Centurión y Martínez. Los laterales también aportan lo suyo. Y Lisandro López, capitán y referente, demostró en Brasil que todavía tiene una reserva de talento en sus botines.

A Racing le faltaron puntería para ampliar el marcador y templanza para sostener los embates de Vasco. Al promediar el segundo tiempo se quedó sin piernas en la mitad de la cancha: el Pulpo González y Nery Domínguez hicieron un gran desgaste durante todo el partido. Centurión quedó desconectado del juego. La apuesta era el contragolpe, o alguna jugada aislada, como aquella que le quedó a Donatti en el área chica luego de un caño exquisito de Lisandro López. Pero Racing no supo cómo y no pudo quebrar por segunda vez la resistencia vascaína. El precio de esa impericia es ver cómo en la tabla se le acerca Cruzeiro, que luego de golear por 7-0 a la Universidad de Chile quedó a tres puntos.

En los papeles, la igualdad en uno no es un mal resultado para Racing. Sí puede parecerlo porque tuvo todo para llevarse un triunfo histórico. Seguirá siendo líder del grupo y dependerá de sí mismo para clasificarse sin sobresaltos (debe recibir a la Universidad de Chile y viajar a Belo Horizonte para jugar con Cruzeiro). Hasta acá, los cuatro partidos jugados por la Academia invitan a sus hinchas a ilusionarse con llegar lejos en la Libertadores. "Teníamos todo para llevarnos los tres puntos", se lamentó Centurión luego del partido. Durante los noventa minutos, el exjugador de Boca y Genoa desbordó a sus rivales a fuerza de gambetas. A Racing sólo le faltó un gol para coronar una buena actuación de visitante con el triunfo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.