Vélez festejó su primer punto

En el Morumbí, empató con San Pablo 1-1; en un momento muy difícil del equipo, el resultado sirvió como bálsamo
En el Morumbí, empató con San Pablo 1-1; en un momento muy difícil del equipo, el resultado sirvió como bálsamo
(0)
24 de agosto de 2001  

SAN PABLO (Especial).- Quizás el resultado final no sea el mejor para las aspiraciones de Vélez en la Copa Mercosur. Pero el panorama, la urgencia por levantar la autoestima del equipo y no perder -fundamentalmente eso- fue más que suficiente para que el conjunto de Liniers festeje, en el estadio Morumbí, el empate 1-1 frente a San Pablo , por la tercera fecha del Grupo D.

La imagen del final, en la que todos los jugadores se abrazaron para celebrar por la igualdad, es el fiel reflejo del momento que vive Vélez. El valor del resultado conseguido por el conjunto de Liniers radica en la situación inestable del cuerpo técnico que encabeza Carlos Compagnucci, tras perder en los tres primeros partidos de la temporada y recibir, en los últimos dos partidos, ocho goles: por la Mercosur, ante Peñarol (2-1), Talleres (4-1), y por el Apertura, ante Independiente (4-1).

Vélez no desbordó en lujos y el planteo que utilizó no fue de los más arriesgados. San Pablo, en cambio, intentó por todos los medios, pero chocó una y otra vez con una defensa segura y que, al parecer, lentamente va ajustando algunos detalles.

El conjunto brasileño apostaba al poder ofensivo de França y de Fabiano, pero daba muchas ventajas en la última línea, aspecto que quedó en evidencia cada vez que Vélez encontraba un contraataque rápido.

Con algunos cambios en la última línea y otros en el medio campo, el equipo argentino se las arregló para que la primera parte del encuentro finalizara sin tantos.

El segundo período iba a mostrar otra cara. San Pablo continuó con su libreto y Vélez, en cambio, se adelantó unos metros y comenzó a desnudar las falencias del conjunto paulista.

Gracias a esa propuesta un tanto más osada, Vélez obtuvo sus beneficios, ya que Darío Husain desbordó por la izquierda y Federico Domínguez conectó un cabezazo que se metió junto al poste derecho del arquero Rogerio Ceni.

La alegría le duró sólo ocho minutos a Vélez, porque una distracción defensiva le permitió a Luiz Fabiano ingresar en el área, lo que provocó que Leandro Somoza llegara a destiempo y le cometiera un claro penal. França, con un remate al medio del arco, igualó para San Pablo.

El resto del encuentro fue todo del conjunto brasileño, que buscó con centros, lo que desencadenó en que Vélez se encerrara en su área y que sólo se limitara a defenderse. San Pablo no se retiró conforme, pero se quedó con la tranquilidad de saber que, con cinco puntos acumulados, el horizonte en la Mercosur es alentador.

Ahora, el camino que le queda a Vélez será muy duro, ya que si pretende conseguir un lugar en la segunda etapa del certamen, deberá ganar los partidos que le quedan. Las cuentas son claras: en tres partidos sólo rescató un punto.

Sin sanción para Olimpia

La FIFA levantó ayer la sanción a Olimpia, de Paraguay, que lo inhabilitaba para disputar torneos internacionales por tiempo indefinido a raíz de una demanda presentada ante la justicia para dirimir un conflicto deportivo.

Desde la Asociación Paraguaya de Fútbol informaron que la FIFA tomó esta determinación debido a que Olimpia retiró su demanda.

En la Mercosur, Olimpia debería jugar el martes próximo con Nacional, de Montevideo, pero la FIFA aún no determinó qué sucederá con el club paraguayo en esa competencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.