Vélez lo dio vuelta

Con goles de Domínguez y Husain
(0)
3 de diciembre de 2001  

Al margen de la crónica policial, hubo en Mataderos un partido entre Nueva Chicago y Vélez, con victoria para los de Liniers por 2 a 1. En este clásico del Oeste, que volvió a jugarse tras 18 años, el festejo quedó para los dirigidos por Edgardo Bauza, en un choque apenas discreto.

Con un esquema de tres defensores, tres mediocampistas de contención y dos de creación, Chicago ahogó la iniciativa de Vélez y controló la primera mitad de un partido sin muchas luces. En ese contexto, los de Mataderos se pusieron en ventaja cerca de la media hora, con una combinación de tijera y chilena, a cargo de Jesús, que entró de emboquillada.

Para la segunda parte, Vélez tuvo una actitud más ofensiva, en la que se destacó el despliegue de Falcón en el medio campo. Pero al empuje de los visitantes le faltaban ideas y claridad. Daba la impresión de que el partido estaba controlado por el local, pero los cambios realizados por Traverso y Vega perjudicaron a su propio equipo. Porque quedó claro que las salidas de Christian Gómez, la cuota de inventiva del local, y de Leonardo Orsi, de buena tarea en la defensa, descompensaron a Chicago.

Enseguida, Vélez dio vuelta la historia: Domínguez, con un cabezazo, y Husain, con un toque por encima de Cáceres, mudaron la fiesta de Mataderos a Liniers.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.