Vélez no perdonó al inexpresivo River

Derrotó 3-1 a los millonarios, con goles de Moralez, López y Zárate; Mauro Díaz, el descuento para el equipo de Astrada, que no levanta cabeza
(0)
6 de diciembre de 2009  

La actualidad de Vélez y de River, que desde hace bastante tiempo transitan por caminos distintos, quedó reflejada más que nunca ayer en el césped del estadio José Amalfitani, en Liniers. Vélez sabe de qué se trata cuando intenta desarrollar su idea futbolística, y más allá de que puede cambiar algún intérprete, la partitura de equipo sólido y audaz en su propuesta no cambia, sea cual fuere el rival que tiene enfrente. En cambio, River es como un barco que navega a la deriva y casi siempre llega a un puerto llamado impotencia, esa que el conjunto les transmite a sus hinchas, que desolados, sólo esperan en las nuevas autoridades un cambio de rumbo para volver a ser un conjunto lujoso en nombres y en juego.

La diferencia entre el presente de Vélez y la oscura actualidad de River va más allá del 3-1 que indica el resultado final a favor del Fortín. En un duelo de fuerzas desparejas, siempre tiene las de ganar aquel que sabe que cuenta con las mejores cartas. Y Vélez tuvo en su medio campo la llave del éxito, con la sabiduría de Zapata para manejar los tiempos, el despliegue de Somoza y de Cubero, y el desequilibrio de Maxi Moralez. El propio Moralez abrió la cuenta con un fortísimo remate que sorprendió a Vega, de tardía reacción. La pobre imagen de River quedó demostrada en esos primeros cuarenta y cinco minutos, en los que no creó una sola situación de gol.

Astrada intentó cambiar la imagen inexpresiva de su equipo con el ingreso de Mauro Díaz para que Ariel Ortega tuviera un socio en la creación y con la aparición del debutante delantero Rogelio Funes Mori, otro producto genuino de las divisiones inferiores, que con algunos pincelazos demostró que puede ser un interesante aporte para el futuro.

Sin embargo, la iniciativa estuvo casi siempre a cargo de Vélez, que pudo aumentar con un remate de Somoza, que sacó Vega, y un cabezazo de López, que apenas se perdió por poco.

Nada hacía presumir que River llegaría a la igualdad. Pero tras un preciso toque de Ortega para Díaz, que definió con un sutil toque de derecha, el duelo quedó empatado.

Vélez sintió el impacto, pero como esos boxeadores que dominan por completo y no reaccionan hasta recibir un golpe. Entonces volvió a erguirse y no tardó en dar dos estiletazos letales. Primero, un centro de Nicolás Cabrera desde el sector derecho que Hernán Rodrigo López mandó a la red tras una pifia de Nicolás Sánchez. El uruguayo es un verdugo para River: marcó las tres veces que lo enfrentó. Y encima, en el epílogo se vistió de asistidor y Rolando Zárate sólo tuvo que poner la cabeza para el 3-1. Vélez todavía vuela y sueña, quedó a cinco puntos del líder Banfield. River tuvo que soportar el grito hiriente de los hinchas locales: "¡Se van para la B, se van para la B!". River está a sólo diez puntos de las puertas de la temida promoción. Y la pesadilla parece no terminar...

Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.