Vélez, tras las secuelas de una dura batalla

El equipo disfruta del triunfo, pero sufre las bajas: Fuentes y Bardaro no jugarían ante San Lorenzo
(0)
6 de mayo de 2003  

Fue la batalla más dura que hasta ahora tuvo que soportar el juvenil equipo de Liniers. El éxito ante Boca fue la manzana más dulce para Vélez, que ganó 2 a 0 pero el costo fue alto, ya que algunos de los hombres más importantes del equipo terminaron muy golpeados y hasta se duda de que puedan estar ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, el sábado próximo.

La imagen del capitán Fabricio Fuentes cuando salió del vestuario con un cuello ortopédico y mucha dificultad para respirar graficó lo que fue el duro enfrentamiento. "Lo anticipé a Schiavi y cuando fui a impactar la pelota (en el primer gol de Vélez), me tocó y caí directamente con la nuca contra el piso. Estaba asustado porque no tenía aire. Me masajearon, me dieron un antiinflamatorio y así pude salir a jugar el segundo tiempo. Me asusté mucho", comentó Fuentes.

El defensor ayer se realizó estudios y tiene un gran inflamación en la zona cervical a la altura de la médula. Los médicos le recomendaron seguir con el cuello ortopédico y reposo absoluto. Se esperará su evolución, pero se cree que no jugará ante San Lorenzo.

Cristian Bardaro también sufrió las exigencias del choque contra Boca. El delantero de Vélez tuvo que dejar la cancha a los 26 minutos del segundo tiempo por una fuerte contractura en la pierna izquierda. "Vamos a ver cómo está en la semana. No lo vamos a arriesgar para que no termine con un desgarro", comentó el DT Carlos Ischia.

Bardaro se retiró de la cancha caminando y muy fastidiado: "Espero que sólo sea una contractura. Estoy bien, pero bueno, yo quería terminar jugando", dijo el delantero al salir del vestuario.

Esos casos son los que más preocupan al cuerpo técnico de Vélez, pero en el resto del equipo hay otros jugadores con golpes y algunas molestias.

En la lucha por frenar los avances de Carlos Tevez y de Marcelo Delgado, el defensor Maximiliano Pellegrino dejó todo y se convirtió en uno de los más celosos guardianes del arco velezano. Como consecuencia de ese duro trabajo Pellegrino terminó el partido con un fuerte golpe en el muslo derecho y hoy el doctor Guillermo Coppolecchia va a evaluarlo para determinar la gravedad de la lesión.

Además, el volante central Maximiliano Bustos recibió un planchazo de Diego Cagna sobre el empeine derecho. Cabe destacar que en ese sector Bustos recibió una falta similar de Andrés Silvera en el match contra Independiente, que le provocó una gran inflamación y que le demandó poco más de 15 días de malestar.

También terminaron con algunas molestias Emanuel Centurión y Walter Alcaraz. Así de dura fue la batalla, con la satisfacción del deber cumplido, pero con algunas bajas que preocupan de cara a lo que está por venir.

Un premio mayor

El éxito ante Boca tuvo un sabor muy especial. La victoria no sólo dejó la satisfacción de volver a la lucha por el Clausura, sino que, además, cada jugador cobró un premio muy importante: $ 2500. El pago habitual es de $ 1500 al finalizar el partido cuando Vélez está en la punta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.