Vélez y Chacarita, a mano