"Vengo a poner orden en el club", dijo Guil

Asumió el nuevo presidente; Miele, ausente, fue agraviado por socios
(0)
29 de diciembre de 2001  

Quince años de una gestión histórica, tanto por aspectos positivos como negativos, llegaron a su fin. Fernando Miele le dijo adiós a la presidencia de San Lorenzo para dejar en su lugar a Alberto Guil , que estará en el cargo hasta diciembre de 2004.

La ceremonia de asunción de las nuevas autoridades estuvo marcada por la significativa ausencia del presidente saliente. Por eso, el acto formal de traspaso de mando se realizó en privado, en el Nuevo Gasómetro, donde Miele esquivó la presencia de socios y periodistas.

Sólo luego se hizo, en el estadio cubierto de la Ciudad Deportiva, el acto público. Allí se presentó a la nueva comisión directiva y a la nueva asamblea de socios. Pero en ambos casos se hizo una evidente omisión de los miembros que pertenecen a la lista que encabezó Miele, que de ahora en más ocupará un cargo de vocal en la CD.

Todo terminó con algunos cantos en contra de Miele de los 300 socios presentes. Luego, el nuevo presidente dejó estas frases:

  • "Yo no soy un político; soy un administrador, y vengo a poner en orden el club. A mí no me interesan los votos para las próximas elecciones porque no me voy a presentar; hace falta renovación en el club. Lo único que quiero para los próximos tres años es poner en el lugar que se merece a un club grande como San Lorenzo."
  • "No se puede vivir permanentemente embargado. Es un locura. Todos queremos ganar la Libertadores y seguir saliendo campeones, pero yo le pido al socio que para los primeros meses no exija mejoras y muchas reformas. La prioridad es sanear el club. "
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.