Punto de vista. Verano 2006: el golpe en el fútbol