Opinión. Verón, las formas del amor a la camiseta