Verón tiene la última palabra