"Volveré antes de lo que creen"

Tras la operación de tibia y peroné derechos, el delantero ya piensa en el regreso; en 20 días llegará al país
(0)
1 de diciembre de 2001  

Las dos horas y cuarto de operación le dejaron a Martín Palermo siete clavos en la pierna derecha y el ánimo maltrecho. Dolorido y bajo los efectos de la anestesia general, el delantero se enfrentó con su nueva realidad en la madrugada de ayer. No podía creer lo que estaba viviendo, pero con el transcurrir de las horas el delantero de Villarreal recuperó el mejor semblante y lanzó su primera promesa: "Volveré antes de lo que creen" , le dijo el delantero a uno de los allegados de Gustavo Mascardi, su representante.

Acompañado por algunos dirigentes de Villarreal y por Diego Cagna, que como había hecho el delantero en abril último cuando el volante se quebró el tobillo derecho, se plantó en la puerta del quirófano hasta que terminó la operación, Palermo empezó a tachar los 150 días que le quedarán por delante hasta regresar a la actividad.

El delantero sufrió la doble fractura de la tibia y el peroné derechos y la rotura de los maléolos y los ligamentos que unen los dos huesos por debajo al caérsele sobre la pierna el muro que separa la tribuna visitante del campo de juego. El desmoronamiento del muro se produjo por la avalancha que hicieron los 20 hinchas de Villarreal al abrazar a Palermo tras marcar el primer gol, en el partido por la Copa del Rey que finalmente ganó Villarreal por 5 a 4 en la definición por penales.

"No lo puedo creer, otra vez me pasa algo cuando hay un gol de por medio. No puede ser la mala suerte que tengo", dijo Palermo, que de esta forma recordó aquella noche del 13 de noviembre de 1999, ante Colón, en la que sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

"Apenas se quebró el muro pensé en la rodilla que me había roto, pero cuando el muro cayó y me agarró la pierna el dolor fue diferente. De pura casualidad no me rompí la rodilla otra vez. No sabés el raspón que tengo", le dijo Palermo al allegado de Mascardi.

Palermo permanecerá en el hospital Nueve de Octubre, de Valencia, hasta el lunes o el martes próximo y luego se irá a su casa en Villarreal, donde mantendrá reposo unos 15 días. Después, según informó el gerente general de Villarreal, José Manuel Llanesa, Palermo viajará a la Argentina. "Estimamos que en veinte días Martín irá a la Argentina porque su recuperación no comenzará hasta que le saquen la bota de yeso. Martín pasará las fiestas de fin de año allí y luego regresará a España para empezar la recuperación", le dijo Llanesa a LA NACION.

En las últimas horas Palermo mejoró el ánimo, y en esto colaboró la infinidad de llamadas que recibió. Pablo Aimar y Roberto Ayala lo visitaron, mientras que los mellizos Barros Schelotto, Diego Maradona, Carlos Bianchi y varios de sus ex compañeros de Boca le dejaron un mensaje de aliento. Lo mismo sucedió con el plantel de Real Madrid y otros tantos equipos que participan de la Liga española.

Si Palermo guardaba la esperanza de jugar la Copa del Mundo 2002, ésta ya quedó de lado: "Martín tenía muchas ilusiones de jugar el Mundial, pero ahora tiene claro que no lo hará. El ya pasó por una situación como ésta y sabe lo que hay que sufrir para recuperarse", dijo Cagna.

Mientras Palermo piensa en la recuperación, Llanesa adelantó que Villarreal estudia la posibilidad de pedirle un resarcimiento económico a Levante por el accidente que sufrió el goleador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.