Vuelve la bomba R

En la final, Brasil contará con sus tres delanteros titulares, Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho
Cristian Grosso
(0)
27 de junio de 2002  • 09:07

YOKOHAMA.– ¿Juega Brasil? Seguro que al menos un gol convierte. Y la Bomba R es su principal amenaza en la Copa del Mundo. De Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho se trata. Ellos son una descarga de contundencia, un estallido de oportunismo. Y en la final, frente al gigante alemán Oliver Kahn, el arquero menos vencido de la competencia, el explosivo volverá a activarse porque Ronaldinho ya cumplió la suspensión que lo marginó del partido con Turquía. El tridente resulta determinante. Es dinamita pura. Conforma la delantera más voraz de la competencia.

La eficacia de esta receta tiene formato de triángulo. Ahí está Ronaldo, obsesionado por quedarse con el título y mantener la ventaja de un gol que les lleva a Rivaldo y al alemán Miroslav Klose en la cima de los capocannonieri. Para ser el primer goleador brasileño de una Copa del Mundo, después de que lo consiguió Ademir en un ya lejano 1950. Y Rivaldo, que les quiere cerrar la boca a todos los torcedores que no confiaban en él. Y Ronaldinho, que tuvo que sufrir y palpitar desde afuera el pasaje hacia la final del próximo domingo, por aquel golpe al inglés Mills que recibió un exagerado castigo.

Se trata de una fórmula que combina la potencia y el letal cambio de paso de Ronaldo, la fantasía electrizante de Ronaldinho y la agudeza conductiva de Rivaldo. Y gol, fundamentalmente mucho gol. Ellos anotaron el 81,25% de los tantos brasileños en su recorrido por los seis triunfos en la Copa Corea-Japón 2002. Marcaron 13 de las 16 conquistas que, hasta aquí, presentan a Brasil como el conjunto más mortífero del campeonato. Con dos festejos más que los 14 que encadenó Alemania. El tridente apenas permitió que Junior, Roberto Carlos y Edmilson patentasen los otros tres gritos.

Son Rivaldo y Ronaldinho los que principalmente se alternan la posición de enlace. Pero cuando Brasil avanza, desde cualquier posición, incluso hasta con cierta anarquía táctica, están obligados a comprometerse con la resolución de la jugada. Por eso casi siempre todos terminan en el área adversaria. Pero, ¿no tienen nada en contra? ¿Son infalibles? Claro que no. Se les puede apuntar cierto individualismo –principalmente a Rivaldo–, propio del delirio de cualquier divo del fútbol. Porque aunque Ronaldinho sólo esté empezando en comparación con sus ilustres compañeros, él está convencido de que es un crack. Seguramente lo es, pero además, se esfuerza por no disimularlo.

La Bomba R es una victoria personal de Luiz Felipe Scolari. El apostó por ellos. El los sostuvo. Se podría decir que es fácil no equivocarse cuando se dispone de tan jerarquizado material técnico, pero lo concreto es que Felipão debió resistir una lluvia de críticas. La rodilla de Ronaldo, el estado físico de Rivaldo y la catarata de goles que estaban convirtiendo en el cierre del campeonato brasileño Kaká y França, la pareja de São Pablo, conspiraban contra la titularidad de Ronaldinho. Pero Scolari los defendió. Y cuando los reclamos por Romario amenazaban con no silenciarse jamás, el entrenador gaúcho confirmó que Ro/Ri/Ro integrarían el ataque del scratch. Les queda por delante nada menos que la muralla alemana. Pero los reyes magos del gol sueñan con regalarse el pentacampeonato.

El triángulo

Ronaldo Luiz Nazario de Lima

25 años

Debutó en el seleccionado el 23/3 de 1994 (2-0 v. Argentina) y desde entonces jugó 63 partidos. En total, lleva anotados 43 tantos, diez de ellos en mundiales (cuatro en Francia 98 y seis en Corea-Japón).

Rivaldo Vitor Borba Ferreira

30 años

Debutó en el seleccionado el 16/12 de 1993 (1-0 v. México) y desde entonces jugó 65 partidos. En total, lleva anotados 33 goles, ocho de ellos en los mundiales (tres en Francia 98 y cinco en Corea-Japón).

Ronaldinho Assis Moreira

22 años

Debutó en el seleccionado el 26/6 de 1999 (3-0 v. Letonia) y desde entonces jugó 30 partidos. En total, lleva convertidos 12 goles, dos en esta Copa del Mundo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?