Wanchope Ábila: el lesionado que más extraña Alfaro en Boca y la compra total de su pase

Boca compró la totalidad del pase del atacante
Boca compró la totalidad del pase del atacante Crédito: @BocaJrs
Franco Tossi
(0)
11 de septiembre de 2019  • 09:35

Ramón Ábila ya está al cien por ciento. Aunque sentenciar aquello es tan verídico como engañoso. Porque ese porcentaje tiene dos sentidos en la actualidad del delantero de Boca. Por un lado, aún sigue trabajando a fondo en la recuperación de la avulsión parcial (pequeño desprendimiento) del aductor derecho que sufrió, problema físico que le demandará unos cuantos días más y pone en suspenso su participación en la primera semifinal de la Copa Libertadores, en el Monumental, ante River. Por otro, quizás el más importante: en las últimas horas la institución adquirió la otra mitad de su pase, que estaba en manos de Huracán, y -de esa manera- el jugador que más extrañan Gustavo Alfaro y los hinchas ya es xeneize en su totalidad.

Sin Darío Benedetto, que siempre estuvo por delante en el puesto tanto con Guillermo Barros Schelotto como con el actual entrenador rafaelino, Wanchope comenzó a ser el '9' de Boca. Aunque eso parecía tener poca duración debido a los rumores de contratación de un centro delantero de jerarquía internacional para tapar la baja de Pipa, eso no ocurrió. Además de Jan Hurtado, que llegó como una apuesta a futuro, en la competencia tiene a otro "terrenal" como Franco Soldano, que terminó arribando como ese objetivo vinculado a la salida de quien hoy pertenece a Olympique de Marsella. Si bien son pocos partidos los que llevan jugados, sus flojas labores hicieron que a Ramón se lo extrañe demasiado. Esa sensación creció, sobre todo, tras la incapacidad ofensiva que mostró el conjunto de Alfaro durante el superclásico reciente (0-0), por la Superliga.

Sus buenos números también hacen notar su ausencia. Se trata del segundo goleador del ciclo que arrancó este técnico en enero, ya que lleva 10 anotaciones (dos menos que Mauro Zárate) que convirtió únicamente en encuentros oficiales en los que fue titular (de los 37 partidos que lleva al frente Alfaro, disputó 15 desde la partida). La cuestión es que todo aquello, entre otras cosas, influyó para que en Boca aceleren la compra total de su pase: le abonaron al Globo el 1.950.000 dólares que faltaba por el 50% que en la Ribera no tenían.

"Estoy muy contento porque fue lo que siempre soñé desde que llegué. Tenía la ilusión de tratar de consolidarme, ganar en confianza y de que crean en lo que uno puede dar dentro y fuera de la cancha. Para mí, no hay mejor club que este y estoy feliz de poder decir que soy 100% de Boca", le hizo conocer sus primeras sensaciones al sitio oficial de la entidad azul y oro.

Además, al goleador de 29 años le renovaron el contrato hasta 2022 con una nueva cláusula de rescisión de 17 millones de dólares que incluye, lógicamente, una mejora económica que lo ubica entre los mejores pagos del plantel. Eso, entiende Wanchope, significa que su compromiso y responsabilidad con esta camiseta pesada debe ser todavía mayor: "Al volver a renovar y estar consolidado con un contrato prolongado, uno está obligado a seguir mejorando y creciendo. Yo siempre quise quedarme en este club por mucho tiempo y poder cumplirlo es una felicidad. Se disfruta, pero a la vez es un compromiso porque depositaron mucha confianza en uno y eso hay que devolver con trabajo. Espero estar a la altura".

Por eso es que día a día está esforzándose con un claro objetivo: que Gustavo Alfaro pueda contar con él para visitar el Monumental en lo que será el primer desquite de las semifinales coperas, el 1 de octubre. "Estoy bien, bastante mejor de lo que se esperaba. Le estoy metiendo en lo físico, pero a la vez sin apurarme ni esforzarme tanto porque no es una lesión muy común y hay que ir con precaución. Lo importante es llegar de la mejor manera a fin de mes", detalló con confianza. ¿En el cuerpo técnico qué piensan? Son optimistas, observan mejoras físicas en cada jornada y, por eso, no descartan que el atacante reaparezca tal como lo sueñan todos.

Boca compró la totalidad del pase del atacante
Boca compró la totalidad del pase del atacante Crédito: @BocaJrs

Más allá de la felicidad y la búsqueda -a través del esfuerzo duplicado- por seguir ganando reconocimientos como el que le toca vivir por estos días, la bronca, seguramente, también esté presente en Ábila. Porque el último año, pese a las estadísticas destacadas que maneja, también tiene un tinte oscuro: las constantes lesiones, especialmente musculares, con la particularidad de que en las tres últimas bajas (incluyendo la actual) su mayor debilidad fue el aductor: el 29 de marzo se desgarró el derecho, en un triunfo (2-0) en la Bombonera ante Banfield, y el 12 de mayo fue el turno del izquierdo, en el encuentro de ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga ante Vélez, en la igualdad en cero en Liniers. A eso se le puede sumar el que sufrió hace exactamente 365 días: desgarro grado 2 en el sóleo derecho durante un entrenamiento a cargo del Mellizo. Muchas ausencias y, por ende, gran cantidad de semanas afuera para poder recuperarse...

Mientras busca ponerse al 100% pensando en River, Wanchope puede dormir tranquilo: cumplió el sueño de que su pase sea totalmente de Boca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.