Y Messi eligió una noche de sol para despertarse