Y una noche, el River de Gallardo se quedó sin invicto