Y una noche, River volvió a sentirse vivo