Opinión. Ya lo dijo Salas: sabor a poco