Zanetti, Cambiasso... y los grandes ausentes del pasado