River. Gallego mueve las piezas