Entrevista con el presidente de Vélez. Gámez, con artillería pesada para los tiempos de huelga