Gilardino quiere alejar a Italia del escándalo