San Isidro. Gilberto Ríos tuvo una doble alegría