Ginóbili, el Mundial y una riesgosa decisión