Golf: Cabrera y Romero avanzan en Bariloche

Por Gastón Saiz Enviado especial
(0)
14 de diciembre de 2001  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Vicente Fernández se acurruca en la protección que brinda la casa de madera, en donde descansan los jugadores. El Chino cumple desde ese rincón el papel de gurú del golf argentino y aconseja a los jóvenes. Daniel Vancsik es uno de los que lo escucha atento, con los ojos abiertos, y parece tomar nota con su mente; se siente un privilegiado al tener un sabio de su lado. Muy cerca de ambos, cerca de la chimenea, una foto sepia de 1902 muestra a un grupo de hombres reunidos alrededor de un árbol y se exhibe una leyenda "Los Caballeros Extranjeros que promovieron el golf en la Argentina".

La nómina debajo del marco dirá que en la imagen están Mr. J. Tweddie, H. Derbyshire, G. Hamill y otros treinta señores. Afuera de la cabaña, el imán no son los consejos ni las tradiciones, sino el puntapié inicial del 3er Llao Llao Classic, que se disputa con un clima distendido bajo la modalidad match play y que reúne a los mejores del ranking nacional y a siete invitados.

El escenario natural es inmejorable: las pelotitas vuelan sobre el campo del tradicional hotel, ubicado en el Parque Nacional Nahuel Huapi.Y en ese recorrido de par 71 intrincado y con graves pendientes, rodeado de cipreses y coihues, sólo tres figuras sortearon con éxito las dos primeras eliminatorias: Angel Cabrera (defensor del título), Eduardo Romero y Ricardo González. El Chino no pasó el primer obstáculo, ya que cayó ante el promisorio Daniel Núñez por 2 y 1, mientras que Jorge Berendt -ganador en Cannes este año- no pudo en el segundo turno frente a Julio Zapata (3 y 2).

Vicente Fernández ahorró excusas: "No estoy cansado ni nada; simplemente no jugué bien en el green; tengo que seguir practicando con el putter". El Coqui Berendt se mostró sonriente, pero apuntó un cambio para este certamen: "Es muy cruel jugar entre argentinos en un match play, porque duele tanto perder como ganar. Deberíamos enfrentarnos con jugadores extranjeros. La motivación sería distinta".

Los cordobeses se tomaron el torneo en serio. Por la mañana, Eduardo Romero arrancó "medio dormido", tal como se calificó, ante Ricardo Ferrín, al que superó por 2 arriba, y con el mismo resultado batió a Rafael Gómez, pero ya concentrado y con más viento: ganó el hoyo 3, 8, 12, el 13 y el 18. "Vengo jugando muchos certámenes consecutivos y éste es el último del año. En 2001 empecé a agarrar ritmo recién en septiembre, después de la famosa mordedura de perro a principios de año, pero ya fue demasiado tarde..."

Arrasó Cabrera en el primer turno, con un triunfo contundente frente a Pablo Alderete por 6 y 5. Y no desentonó en absoluto por la tarde, ya que se impuso a Ariel Cañete por 4 y 3 acertando greens y con un águila en el par 5 del 13, además de birdies en otros seis hoyos. "Ser defensor del título me genera un poco de presión, pero lo manejo", comentó el Pato.

El que pensó que iba a quedar rápidamente eliminado fue Ricardo González; sin embargo, se repuso con sus cañonazos y revirtió una desventaja de tres hoyos frente a Vancsik, al que finalmente venció por 3 y 1. Luego, no tuvo problemas ante José Cantero: 5 y 4. "Estaba convencido de que quedaba afuera; sólo aproveché un error del rival", dijo el correntino, que el lunes tuvo que infiltrarse la muñeca derecha después de abandonar el torneo de Maestros.

Isasi y Fretes están arriba en su tierra

Tres jugadores locales dominan los primeros lugares tras la primera vuelta del Abierto de Paraguay, que se juega en el Yacht & Golf Club de Asunción, y corresponde al Tour de las Américas (reparte 50.000 dólares en premios). Esteban Isasi y Raúl Fretes están en la punta, con 67 golpes (-4), mientras que el tercer lugar quedó para Marco Ruiz, con 68.

El mejor argentino es el santiagueño Miguel Guzmán, que hizo 70 y comparte el 6° lugar. También se destacan Daniel Barbetti y Gustavo Acosta, que ocupan el 9° puesto, con 71 golpes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.