Angel Cabrera calienta motores, aunque con dolor lumbar