British Open: en una definición intrigante y espectacular, el norteamericano Jordan Spieth ganó su tercer major