El Pigu Romero, el que mejor impresionó en la apertura