Estados Unidos se quedó con la Copa Solheim