J. B. Holmes sabe bien eso de la segunda oportunidad...