Lucy Li desafía los límites de precocidad